La Alianza Basura Cero Chile (ABCC), compuesta por 18 organizaciones de base, universidades y fundaciones a nivel nacional (entre ellas Fundación Basura), manifestó su profunda preocupación por las propuestas de modificación al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) entregada al Consejo de Ministros el pasado 4 de Junio.

A partir de la información disponible, ABCC estimó que estas modificaciones profundizarían los problemas del SEIA, ya que otorga facilidades preferenciales a los inversionistas, debilitando al mismo tiempo el proceso de participación ciudadana, fundamental para resguardar el cuidado del entorno y la salud de las comunidades donde se emplazan los proyectos.

La propuesta de modificación a la ley ambiental agilizará y flexibilizará los procedimientos legales asociados a la aprobación de proyectos, una demanda muy sentida por el mundo empresarial en desmedro de la participación ciudadana. En este contexto, como actores sociales toda la ABCC se opuso a esta maniobra del gobierno, pues solo agravará los problemas y limitaciones ya existentes en el sistema.

En específico, preocupan diversos puntos de la propuesta como la falta de visión y sentido común al suponer que centralizar los procesos de evaluación, alejándolos de los territorios a través de la creación de Direcciones y Comisiones Macrozonales, mejorará los resultados de los procesos. Es precisamente la vinculación y conocimiento de las zonas potencialmente afectadas lo que permite construir argumentos sólidos a quienes evalúan las propuestas.

También es lamentable la profundización de las deficiencias existentes hoy en el sistema de participación ciudadana anticipada: entre otras cosas, no garantiza que se consideren las opiniones divergentes, y sin embargo, de ese proceso saldrán los “Términos de Referencia Ambientales” que supuestamente darán sustento a los SEIA.

En cuanto al proceso de Participación Ciudadana, los plazos para generar observaciones ciudadanas se acortan de 60 a 30 días en el SEIA y según se entiende en la modificación del Artículo 14, serán sólo observaciones electrónicas.

Además, los recursos de reclamación que pueden presentar personas o grupos que han realizado observaciones ciudadanas en contra de las Resoluciones de Calificación Ambiental, tendrán que ser presentados a través de un escrito presentado por un abogado en el Tribunal Ambiental correspondiente a la macrozona que apruebe un proyecto.

Igualmente preocupante es la decisión de eliminar el Departamento de Evaluación del Medio Humano, participación ciudadana y consulta indígena dentro de la Dirección Central del SEA: esto no es más que dar la espalda a las comunidades, las características y necesidades de los territorios que habitan y la falta de visión respecto de las expectativas, reacciones y resistencias que la ausencia de procesos democráticos y participativos provocará.

La Alianza Basura Cero Chile rechazó de manera tajante que esta reforma termine de convertir la evaluación ambiental en un trámite facilitador y legitimador de las iniciativas privadas y estatales prescindiendo de procesos democráticos e inclusivos de los habitantes, en el marco de un modelo extractivista y carente de justicia ambiental, que es precisamente lo que desde las acciones de ABCC por basura cero intenta combatir, a través de la promoción de iniciativas sostenibles de aprovechamiento y recirculación de los recursos en un contexto de armonía con la naturaleza y con nosotros mismos.

Hoy, 30 de agosto, representantes de ABCC fueron a dejar de manera presencial la declaración completa a las dependencias del Ministerio de Medio Ambiente para buscar una respuesta expedita a estas preocupaciones que son prioridad para toda la ciudadanía.

 

Share with: