Las notas de viaje son un registro llevado por la Directora Ejecutiva de Fundación Basura, Macarena Guajardo, en su viaje a Filipinas a modo de pasantía “Basura Cero” 2018. Con la organización de GAIA Filipinas y la Beca Aporte País Fundación Mustakis. Este es un resumen de la totalidad de los escritos. 

25/01 Primer día en Filipinas
Y lo logré! Llegué finalmente al destino final. Me bajé del avión, pasé policía, salí y lo primero que sentí fueron los 35 grados de calor y el casi 80% de humedad en la cara. Mucho mejor que la nieve de Tokio. Comí algo antes de salir y fui a buscar un taxi. Para tomar cualquiera había una cola de 30 personas que parecía iba a durar un par de horas. Eran las 8 de la noche y quería llegar pronto.

Volví al aeropuerto para agarrar un poco de internet y preguntar a la gente que me espera acá qué sería lo mejor y no obtuve respuesta, así que dije: “bueno, llevo más de 4 días viajando, qué me harán 2 horas más”. Cuando iba cruzando la calle un taxista me tocó la bocina y me dijo: “Hey! Come on, lets go!”. Lo pensé 3 segundos con un poco de reparos y me subí. Tenía auto de taxi e identificación de taxi así que me aventuré no más. Me dio pena por toda la gente que estaba haciendo fila, después se me pasó.

8:30 y le mostré el mapa a “Bongo”, cuyo nombre real es Malenque. Hablaba un inglés muy chistoso y prácticamente gritando me contaba que amaba el Karaoke, me mostró fotos de su familia, de su hija de 8 años, que si quería podía ir con él, su mamá, su esposa e hijos a pasar un fin de semana a no sé donde. Todo esto mientras recorremos la ciudad atascados en un taco de kilómetros y kilómetros. Pensé que Haití tenía problemas de tráfico pero esto es otra cosa. Imagínense Providencia con sólo edificios iguales al Titanium, lleno de autos, motos, todos cambiándose de carril a cada rato, mientras, Bongo me decía que todos los días mueren 3 motociclistas. Las calles invadidas por carteles gigantes de publicidad. Ese sí es un panorama. Carteles enormes de marcas de agua, moda, y otras cosas. Una ciudad llena de malls. Se pasó. Muy abrumante y da un poco de mareo, sobre todo porque Bongo acelera y frena, acelera y frena, para no chocar con la gente que hace lo mismo en el auto de adelante.

Después de 1 hora 30 de viaje en taxi, llegamos a Isis International Woman’s Center, que es donde estaré alojando hasta mi último día aquí. Tenía miedo de que estuviera cerrado o algo así pero a penas me bajé del auto salió una chica a preguntar. Su nombres es Flor, es muy amable y me dio las llaves de mi pieza después de registrarme. Me dijo que a las 9 había una conferencia así que tenía que levantarme a las 7 y desayunar también temprano. Pensé que no lo lograría, pero obviamente le dije que por supuesto. Buenas noches. Nunca había tenido tan agotadas las piernas.

Desperté a las 5 am -que son las 6 am en Tokio y las 18 hrs en Chile- y era de noche, hacía mucho calor. Lo que más sale del aire acondicionado es ruido. A levantarme y saludar a más mujeres que co-habitan y vienen por diferentes motivos: una chica me dijo que estaba aquí para una conferencia porque trabaja en una organización que ayuda a niños abusados sexualmente. Sin palabras me quedé. Esta es la vista desde la ventana. Cuando se mira pareciese haber un filtro que me pregunto si será contaminación.

Teniendo todo listo, a las 12 am salí al supermercado en búsqueda de provisiones para el almuerzo y algunas cosillas entre comidas. Si creen que me sentí abrumada en el aeropuerto, vean las siguientes imágenes del supermercado:

 

desnuda la frutaAbsolutamente todo sobre envuelto en plástico y en porciones muy pequeñas. Tienen pedazos de sandía, paquetes de a 3 zanahorias y así. Me pregunto por qué será que los supermercados venden los alimentos así, qué tipo de regulaciones hacen que se comercialicen los alimentos sobre envasados, si tiene que ver con entregar porciones más pequeñas a las personas por poder adquisitivo, o para evitar la pérdida de alimentos por descomposición. En Chile se hace algo similar, pero nunca había visto absolutamente todo tan plastificado.

A las 15:00 hrs tuve mi primer encuentro con GAIA (Global Alliance for Incineration Alternatives), la organización donde realizaré mi pasantía. Me recibieron con mucho cariño y, para mi sorpresa, tienen todo mi viaje prácticamente organizado. Incluso uno de los chicos – Miko – fue voluntario para darme un tour por la ciudad un día sábado. Me siento muy agradecida de haber llegado acá a compartir con grandes personas y con una labor tan linda entre manos. Esta oficina de hecho coordina prácticamente toda la región Asia Pacífico.

[CONTINUARÁ]

Share with:


Agregar un comentario