El Reino Unido está ad portas de lanzar su Plan Medioambiental para los próximos 25 años, donde una de sus medidas es eliminar el plástico de un solo uso, tales como bombillas plásticas, cotonitos, vasos plásticos para café/otros bebestibles y gran parte de los empaques del mercado.

Esto se suma al desincentivo a las bolsas plásticas en el retail que el otrora gobierno de David Cameron impuso en 2015, provocando una caída en el uso de estas bolsas en un 86%. Actualmente, la Primer Ministro Theresa May quiere extender este decreto a pequeños mercados para poder revertir lo que ella denominó como “la cultura de lo desechable”.

Además, desde el inicio de la idea de legislar en torno a estas políticas públicas, las medidas han tenido un inequívoco apoyo del público en todos los sectores de la sociedad. Estos resultados aceleraron las intensiones de prohibir todos los plásticos de un solo uso y se estima que la orden puede convertirse en ley a mediados del 2019.

Los que hoy está realizando el Reino Unido es un ejemplo a seguir para todos las naciones del orbe. Las acciones que se necesitan en la región fueron una respuesta directa a la condición de sus ríos, playas y bahías, las cuales están entre las más contaminadas del mundo.

En adición, Chile va por el buen camino al implementar distintas leyes como los son la Ley REP y la Ley de Bolsas Plásticas. Como también, el público también está tomando conciencia del estado de nuestro entorno en general.

 

Share with: